miércoles, 19 de abril de 2017

Mamparas de seguridad en el Metro de Madrid

¿Sabías que Metro de Madrid probó, hace no muchos años, un sistema de mamparas anticaídas que pretendía ser instalado las estaciones de la red más concurridas?

Metro de Madrid es, sin duda, uno de los mejores sistemas de transporte del continente. Con sus 301 estaciones y sus casi 294 kilómetros de recorrido, conforma la tercera red más grande de Europa, tan solo por detrás de Londres y Moscú.
12 líneas convencionales, 1 ramal y 3 líneas de metro ligero, son las que componen el sistema actual, bien diferente del inaugurado, con tan solo una línea, el 17 de octubre de 1919 por el rey Alfonso XIII.

Estación de metro "Hospital Severo Ochoa"
Desde aquel año, Metro de Madrid no ha dejado de crecer, y es por ese motivo, por el que en 2008 se comenzó a fraguar una idea que cambiaría la fisonomía actual de las estaciones: la colocación de “puertas de andén”.

Estas puertas serían unas mamparas que actuarían de segunda entrada al convoy, y que protegerían a los usuarios, impidiendo así posibles accidentes o incluso eventuales suicidios, aunque la tasa de estos últimos no es para nada alarmante (15 por cada mil millones de viajeros). Una medida que no sería novedosa, ya que es un sistema que se viene utilizando en los metros de ciudades como Londres, París, Copenhague, Turín, Lille, Chicago, Hong Kong, e incluso en Sevilla.

Se trataría de una valla acristalada situada verticalmente en el borde del andén, con un sistema de puertas corredizas que se abriría a la vez que las mismas puertas del tren.

Según Metro, con su implantación, “pasarán más trenes cada menos tiempo, habrá una mejor distribución de usuarios en el andén, se evitarán caídas de viajeros y objetos a las vías, y se controlará mejor la ventilación de la red”.

Mamparas de Faiveley en la estación Casa del Reloj.
Eric, anden1.es
Por tanto, todo parecían ventajas. Es por ello por lo que se encargó a cuatro empresas diferentes (Manusa, Knorr-Westinghouse, Faiveley Transport Ibérica y Sepsa-Oclap) la tarea de confeccionar estas mamparas. Las mismas fueron colocadas en cuatro estaciones de la línea 12 de Metro, “Metrosur”, concretamente en la localidad madrileña de Leganés, durante 2009. A principios de 2010, los viajeros pudieron comenzar a usar en las estaciones de San Nicasio, Hospital Severo Ochoa, Casa del Reloj y Leganés Central las mencionadas “puertas de andén”. El objetivo era probar durante unos meses esos cuatro diferentes sistemas, y en función de los resultados, elegir uno de estos modelos para que la empresa correspondiente lo implantara en las paradas con más afluencia de Metro de Madrid.

Se eligió colocar estas mamparas de prueba en la línea 12 porque los andenes de “Metrosur” son los más largos de la Red con 120 metros de longitud cada uno, con lo que se podría implantar esta novedad en pruebas utilizando aproximadamente solo la mitad del andén, coincidiendo con la medida total del convoy (55 metros), y si en algún momento surgía algún problema, se podría clausurar este sistema para que en el espacio restante de andén donde no hubiera puertas, hiciera su parada el metro y pudieran acceder los viajeros.


Mamparas de Manusa en la estación de San Nicasio.
Eric, anden1.es
La idea era que, tras esos meses de pruebas, a finales de 2011 se sacara a concurso el proyecto ganador elegido de entre los cuatro, para poder situarlo en las estaciones más concurridas de la Red de Metro.

Sin embargo, en junio de 2010, un joven sufrió un accidente en la estación de Casa del Reloj con relación a este sistema, y acabó herido. Además, también un invidente tuvo un pequeño incidente, y en diversas ocasiones, las puertas no se abrían correctamente, o no se situaban a la altura de las puertas reales del convoy. Estos hechos, unidos al principal escollo del proyecto, la financiación, hicieron que se clausuraran las mamparas en obras.

Y es que, al igual que en otros tantos artículos, en este hay que hablar de los problemas económicos ligados a la crisis financiera. Fue entre 2010 y 2011 cuando se empezó a hablar realmente del coste de la realización de estas mamparas. En 2009, cuando se implantaron las cuatro mencionadas en Leganés, se dijo que se desconocía el coste total, pero que dependería del número de estaciones que finalmente usaran este sistema.

Mamparas de Knorr-Westinghouse en la estación de
Hospital Severo Ochoa. Eric, anden1.es
No obstante, pronto llegaron las comparativas con otras ciudades en las que ya existían estas “puertas de andén”. Por ejemplo, Sevilla, que en 2009 inauguró su línea de metro, invirtió 18 millones en su instalación. Se trataba de su colocación en todas las estaciones de la red del metro sevillano, es decir, en las 22. No obstante, el elevado número de estaciones de la red madrileña (más de 300) fue el motivo por el que, desde un primer momento se había descartado su implantación en todas ellas, siendo solo implantado en las que tuvieran más afluencia de viajeros, pero aun así, la cifra se hacía imposible, especialmente en tiempos de dificultades económicas.

Por tanto, las mamparas en pruebas que se habían instalado en 2009, una vez clausuradas entre 2010 y 2011, fueron cayendo en el olvido, y en esas citadas estaciones se pasó a hacer uso por parte de los trenes del tramo de andén restante. Las abandonadas “puertas de andén” siguieron allí, por tanto, debido al coste de retirarlas, hasta que finalmente en 2015 se procedió a su desmantelamiento.

Mamparas de Sepsa-Oclap en la estación Leganés Central,
ya con el sistema de mamparas en desuso. elmundo.es
A día de hoy, ya en 2017, no se estudia la posible colocación futura de unas mamparas en la Red de Metro, y se invierte, en su lugar, en accesibilidad, siendo el de Madrid uno de los metros más accesibles del mundo al contar, no solo con escaleras mecánicas, sino con 189 estaciones completamente accesibles con rampas y ascensores, y un plan para que en 2020 ese número ascienda a 218.

Se trata, por tanto, de otro proyecto en este “El Madrid que no fue”, que tuvo que ser descartado por motivos económicos, a pesar del interés por su creación.

¿Consideras, según lo leído, que sería necesaria o conveniente la implantación de estas mamparas protectoras junto a los andenes, o lo consideras un gasto innecesario?

4 comentarios:

  1. No lo veo necesario, no sabia q se habían probado así que he aprendido algo nuevo :)

    ResponderEliminar
  2. Francamente, viendo la ridícula tasa de suicidios (15 por mil millones) y, aunque no se menciona, imagino que la de accidentes será similar, la verdad, no merece la pena gastar ni un sólo ero en ese proyecto.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí no me parece mal invertir en seguridad, sobretodo en las estaciones de las primeras líneas que tienen andenes muy estrechos. Aunque entiendo el escollo económico y creo que hay cosas más importantes.

    ResponderEliminar
  4. De hecho creo que está perfecto que la ciudad de Madrid tenga bastantes parámetros de seguridad, eso ayuda a aumentar el turismo y el bienestar de los ciudadanos y demás visitantes que llegan.

    ResponderEliminar