miércoles, 22 de abril de 2015

Proyectos para la cruz del Valle de los Caídos

Hoy comenzamos el post trasladándonos a 1941. Hace tan sólo dos años que ha finalizado la Guerra Civil española (1936-1939) y el país pasa por uno de sus peores momentos.

1. Proyecto de Francisco de Asís Cabrero
En 1940 comienzan las obras de construcción de la basílica del Valle de los Caídos en Cuelgamuros, al noroeste de Madrid, en la Sierra de Guadarrama. 
Dicha basílica, situada en un túnel bajo una montaña, está diseñada por el arquitecto Pedro Muguruza.

Sobre ella se decide construir una gran cruz que se convierta en un monumento de exaltación nacional, al igual que pretendía el “Sueño arquitectónico” de Luis Moya Blanco, del cual hablamos hace unas semanas.

Por este motivo, ya iniciadas las obras de la basílica, se convoca entre 1941 y 1942 un Concurso Nacional de anteproyectos, para el que harán de jurado arquitectos como Pascual Bravo, Luis Gutiérrez Soto o Francisco Iñiguez, y estará presidido por el Ministerio de la Gobernación, Blas Pérez González.

Se trataba del primer gran concurso de arquitectura convocado tras la Guerra Civil, por lo que causó mucha expectación.


2. Proyecto de Luis Moya, Enrique Huidobro y Manuel Thomas
Al mismo se presentaron 21 proyectos de arquitectos reputados en el país. 
Francisco de Asís Cabrero, que más tarde construiría edificios como la Casa Sindical de Madrid (actual Ministerio de Sanidad) o la Escuela Nacional de Hostelería, en la Casa de Campo, presentó también un proyecto (imagen 1), aunque no fue aceptado por no haber obtenido aún el título de arquitecto. De hecho lo consiguió en 1942, tras haber tenido que detener sus estudios durante la guerra.

Sin embargo, el de Asís Cabrero es uno de los diseños más arriesgados. Y es que lo presentó tras un viaje a Italia, con lo cual se ve influenciado por la arquitectura racionalista del país mediterráneo. Su apuesta por una cruz cubierta por niveles de arcadas es rechazada y no se admite a concurso.

A principios de 1943 se produce el fallo del jurado, y el primer premio se otorga a Luis Moya (que ya había diseñado el Sueño arquitectónico para una exaltación nacional), Enrique Huidobro y Manuel Thomas gracias a una cruz con aspecto de relicario, protegida por dos cruces más pequeñas, una a cada lado de la principal (imagen 2).

3. Primer proyecto de Pedro Muguruza
para el Valle de los Caídos
Se decide que aunque el proyecto de Luis Moya fuera el ganador, no sería el que se construiría. Y es que ninguno de los 21 se consideró adecuado, con lo que se encarga a Pedro Muguruza el diseño de la cruz monumental.

Pedro Muguruza, el arquitecto que había diseñado la basílica del Valle, ya era bien conocido en el país. Además de ser Director General de Arquitectura, había sido el encargado de diseñar el monumento a Miguel de Cervantes en la madrileña Plaza de España, el monumento al Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles (Getafe), y otras obras del centro de la capital, como el edificio Coliseum o el Palacio de la Prensa.

El arquitecto presenta varios diseños para la Cruz, que no parecía encontrar su aspecto definitivo. Varios de ellos son rechazados, e incluso Franciso Franco llega a crear un boceto con la imagen de la cruz para mostrar cómo deseaba que fuera el monumento (imagen 4).
4. (izquierda). Boceto de Francisco Franco
5. (derecha). Proyecto de Pedro Muguruza
Fuente: ABC

Tras ese boceto, Muguruza crea un nuevo diseño (imagen 5) que comienza a construir, pero en 1949 cae enfermo y tiene que abandonar todas sus ocupaciones, con lo cual la obra vuelve a quedar en el aire.

Se convoca otro concurso que gana Diego Méndez, alumno de Muguruza, y crea un nuevo diseño, que será el definitivo y el que hoy conocemos.
Méndez, el segundo arquitecto director de la obra, realiza también algunas modificaciones en el túnel de la basílica, así como en la abadía de la Orden de San Benito.

Las obras finalizan en 1958 con la inauguración de la basílica y la cruz más grandes de la cristiandad (260 metros de longitud y 150 metros de altura, respectivamente). 
Finalmente, la cruz, construida en granito, se levanta sobre las estatuas de los cuatro evangelistas y sus cuatro tetramorfos, en un conjunto al que se puede acceder en funicular y situado sobre la abadía benedictina, pero esto ya forma parte del Madrid que sí fue.

6. Aspecto actual del Valle de los Caídos
Años después de su finalización, Diego Méndez fue nombrado Consejero de Arquitectura de Patrimonio Nacional y dirigió la reconstrucción de varios de los monumentos de la institución, como el Palacio de la Moncloa, el de la Zarzuela, el Palacio Real de Aranjuez, el Monasterio de El Escorial o el Monasterio de las Descalzas.


Tratando de evitar todo debate político acerca de la construcción de este monumento y centrándonos exclusivamente en su diseño arquitectónico...
                    ¿crees que el construido fue acertado, o había proyectos mejores?

18 comentarios:

  1. Hola David. Creo muy acertado el construido ya que quedo muy bonito lo mismo la basílica como
    el entorno es para verlo y apreciarlo, Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y por visitar el blog. Un saludo.

      Eliminar
  2. A mi particularmente me gusta más el de Asís Cabrero, es más conceptual.
    El edificio del Coliseum no fue diseñado por Muguruza sino por Casto Fernández Shaw, el mismo de la gasolinera Petróleos Porto Pí.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio.
      Gracias por comentar el post de esta semana. En realidad el edificio Coliseum fue obra tanto de Pedro Muguruza como de Castro Fernández-Shaw, y lo cierto es que ambos arquitectos consiguieron hacer de este edificio uno de los más transitados de la Gran Vía.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Hola a mi me gusta más el actual lo veo con un aspecto más sencillo y monumental.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que el aspecto final del monumento logró combinar belleza y sencillez, por lo que se consiguió alcanzar uno de los objetivos deseados.
      ¡Gracias por tu visita!

      Eliminar
  4. Ninguno, es ofensivo y repulsivo, debería ser eliminado de la faz de la tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Dejando a un lado todas las connotaciones políticas, el Valle de los Caídos no deja de ser un atractivo para la Comunidad de Madrid. Sin embargo, entendemos que cada persona tenga su opinión, y te agradecemos el comentario.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. Me quedo con el definitivo. El de Cabrero se influencia demasiado del coliseo cuadrado de Roma, los otros dos, aunque de inspiración fuertemente española (relicarios renacentistas, custodias de asiento en varios pisos), hubiesen dado como resultado un seguro pastiche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que, estéticamente, el finalmente realizado era uno de los más interesantes de todos los presentados.
      ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  6. Ninguno es acertado, el actual debe ser demolido y borrado para siempre. Franco fue un dictador asesino. Fascismo ni su exaltación nunca más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como hemos comentado con anterioridad, en este blog tratamos de dejar la política de lado para valorar estos monumentos por su importancia arquitectónica, y no cabe duda de su relevancia turística para nuestra Comunidad.
      Un saludo

      Eliminar
  7. El actual es soberbio. Todos los proyectos anteriores, para mi gusto, son feos. Es una cruz en medio de un monte, tenía que ser algo sobrio y recio. Nada de ornamentaciones superfluas ni paredones llenos de arcadas.

    Como monumento, el complejo es una maravilla. Un templo excavado en la roca en medio de un valle boscoso, coronado de tan ilustre forma... Lástima la politización del lugar. La historia es lo que tiene, pero habrá que quedarse con lo bueno que hay ahí (el monumento). No sé, será que los más jóvenes lo vemos de otra forma... que ya ha pasado tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario!
      Compartimos bastante tu opinión, ya que en este blog tratamos de valorar la importancia de estos monumentos tanto histórica como arquitectónicamente, sin entrar en temas de política.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  8. Es más bonito el campo de exterminio de Auschwitz.

    ResponderEliminar
  9. Dejar al margen las connotaciones políticas es de una frivolidad tan repulsiva como preguntar por el estilismo de un asesinato.

    ResponderEliminar
  10. A mí el monumento me encanta, es impresionante. Y la gente que no podéis dejar al lado las connotaciones políticas tenéis un problema la verdad. Ultimamente hay una obsesión en España por ver quien se queja más y eso lo único que hace es retrasarnos en todo. Yo ni mucho menos apoyo lo que hizo Franco y tampoco lo comparto pero me da coraje no poder decir que amo España y que ya me llamen facha. Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Por esa regla de 3 de que todo lo que hizo Franco hay que hacerlo desaparecer, ¿que hacemos quitamos todos los pantanos y nos morimos de sed?

    ResponderEliminar